La flor

Todo el mundo tiene derecho a publicar lo que le plazca. A veces se crea y se publica para el público y a veces para la intimidad de uno mismo. Pero… no hay nada peor que aquél que se hace llamar escritor y que publica su libro solo para aliviar su ego y que los demás sean testigos de ello. Olvidándose de que al otro lado siempre hay alguien que necesita que le aporten. Que le den algo. Que le hagan volar escapando de la realidad entre las páginas. Imagino que cuando este tipo de “escritores” reciben su libro en físico, se pondrán muy contentos al ver su sueño cumplido y lo pondrán en el lado más visible de su estantería, a pesar de que cuando las visitas que reciba le pregunten por él, no sepa muy bien que contestar, hablando entre dientes y mirando al suelo.  Mi más sincera enhorabuena. Ya tiene usted una flor… de plástico.

Por Ander García Martinez

 

 

Share Button

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Hola Anderonedream no se porque aparecí como no seguidora de tu blog, igual me gusta mucho tu blog y te vuelvo a seguir, tal vez oprimi accidentalmente aquí mi celular, con respecto a tu entrada , estoy muy de acuerdo contigo , mira yo realmente cree mi blog para dos cosas, nada relacionado con satisfacción de ego, y creo que las palabras cuando son compartidas en libros, blog, en cualquier medio, deben saberse llenas de sentimiento y realidad, también debemos saber que hay personas al otro lado en las que nuestras palabras pueden trascender, más si son reales. No podemos usar a las personas, los sentimientos como un vil mercantilismo en palabras. Ojala viéramos en verdad que las palabras para muchas personas valen en realidad su concepto y trascienden haciendonos volar o hundiendo nos en la oscuridad dependiendo de cuanto las sintamos y/o creamos en ellas.

  2. Hola El descubrimiento del amor, vaya… nueve de febrero. Debería repasar más a menudo los comentarios. Disculpa. Pues sí, estoy muy de acuerdo con tu respuesta. Personalmente soy de los que piensa que hay una distancía incalculable entre querer que te oigan, que te lean, que sepan quien eres, a amar la comunicación y utilizarla como una herramienta para aportar algo en lo que uno mismo sea el último eslabón de la cadena. Un abrazo.

Deja un comentario

  • VISITAR MI PERFIL PROFESIONAL