Mientras

Share Button

Llorar

Share Button

Fregando platos.

Juan y Pablo tuvieron una fuerte discusión…

—Mira Juan, el momento preciso para hacer las cosas en la vida no existe. O las haces o no las haces. Da igual cuándo las hagas.

—Pues yo creo que te equivocas. Yo pienso que si haces las cosas lo antes posible, el resultado siempre es más favorable. Solo tengo que fijarme en tu pica de platos para darme cuenta de ello.

—Pero qué tiene que ver fregar los platos con todo esto.

—Mi querido Pablo. A veces, en las cosas pequeñas de la vida, se esconden grandes respuestas.

—Soy todo oídos…

—Pongamos que, cada uno en su casa, solo puede fregar los platos una vez al día. Mira, yo, siempre friego los platos justo después de comer y tú, siempre los friegas antes de comer. Los dos hemos fregado las mismas veces; una. Pero tu pica está todo el día sucia llena de platos grasientos y la mía en cambio está todo el día limpia y reluciente.

 

Por Ander García Martinez.

Share Button