Las almas

las almas

Share Button

¿QUE HA SIDO ESE RUIDO?

¿QUE HA SIDO ESE RUIDO?       

Inesperado y brusco suena el timbre de casa. Descuelgas el telefonillo y no contesta nadie, te molesta tener que haberte levantado para nada por un silencio al otro lado del interfono. Te vas al sofá para tumbarte y cuando vas a apoyar la cabeza en el cojín, suena el mobil; teléfono privado, lo silencias, pero vuelve a sonar, tu intimidad pisoteada, lo tiras con desprecio. Tres carteros diferentes tocan el timbre todos los dias, empiezas a odiar el correo incluso aunque sean buenas noticias para ti, el timbre no para de sonar. Te molesta el goteo del aire acondicionado, el reiterado impacto de las gotas con el agua del cubo que hay debajo. Se te olvida que gracias a el estas fresquito. La vecina de arriba mientras estas concentrado empieza a andar de un lado para el otro y  arrastra los muebles como si no supiera donde ponerlos. Quizás esta sufriendo un ataque de esquizofrenia, pero tu te enfadas con ella y ni siquiera la conoces todavía, solo te cruzaste una vez con ella en la escalera y no fuiste capaz ni de mirarla. Estas en un aura tranquila y cristalina como el agua por dentro, rodeado de placidez, y la perra, que la creías dormida se asoma al balcón y empieza a ladrar, con ella se arrancan varios perros del vecindario y con el barullo de los ladridos te despiertas en sobresalto, porque el que se había dormido eras tu. Te irrita la inoportunidad del momento porque como humano crees que son ladridos al aire y en vano, pero no sabes si ellos así demuestran algo mas importante de lo que podamos llegar a entender. Quizás se relajen mutuamente, pero te irrita que ladren y mas despertándote. MALDITO RUIDO!

Suena un zumbido, a pasado a un metro de distancia de la ventana, muy cerca, dejando un eco de amenaza en el aire tras su paso, un sonido que te hace agacharte como si el mal fuera a pasarte por encima. Era una bala, una  bala que mañana matara a alguien.

Estas metido en el hueco del portal de tu casa y afuera intuyes que dos individuos están abusando de una mujer, escuchas como le están escupiendo en la cara y como le están encañonando violentamente por como suena el cañón al golpear el hueso de la sien. Oyes como le disparan en una pierna mientras le arrancan la ropa del pecho. Su voz ni siquiera sabe interpretar lo que está sintiendo. De pronto un sonido desgarrador, su voz se apaga mientras oyes pasos de botas sobre tierra seca que se alejan entre mofas. Te asomas…  pero ella ya no puede verte. Tiene la mirada quieta y horrorizada de quien acaba de morir.

Tienes un negocio a pie de calle, una frutería, subes la persiana, delante hay varios coches aparcados. LLevas 23 años levantando esa persiana cada dia, viendo el bar de la esquina cada vez que echas la vista por el escaparate. Quieres abrir la caja del dinero que hay debajo del mostrador pero se te han olvidado las llaves. La calle esta en silencio porque no esta pasando nada. De pronto mientras colocas unas latas de judías en una de las baldas, afuera un pitido extraño en el cielo hace que el corazón te golpee su cavidad, una de las latas se te cae de entre las manos mientras escuchas el pitido que se acerca. El miedo se agudiza mientras intentas saber lo que es. Al empezar a esconderte en una esquina de la tienda, oyes un sonido metálico en el cielo como si lo que se acerca se separara en diferentes proyectiles. Todo empieza a temblar mientras algo se acerca hacia ti desde el aire, no te lo crees pero esta pasando y sucede. Escuchas el primer impacto. El estruendo es brutal. Una bocanada de cristales rotos y trozos de metal de los coches que estaban afuera aparcados entran por la puerta arrasándolo todo delante tuyo. Solo ves, no oyes nada, el impacto te ha dejado sordo. Poco a poco te vuelve la auditiva mientras el polvo de la estancia te ciega. En medio del silencio escuchas como la metralla ardiendo se come la agarradera del luminoso del bar de enfrente y oyes como el cartel cae y se destroza contra el suelo haciéndose añicos. Te asomas, el bar ya no esta, los coches tampoco. Te vuelves a agazapar y aprecias el sonido de todo tipo de cosas cayendo desde el cielo; piedras, ladrillos, la monedas de un cajón que ha volado por los aires, una antena, un brazo, trozos de ropa en llamas, un zapato…

Cuando estas empezando a ser consciente de lo que te esta sucediendo otro silvido envenenado mas fuerte que el anterior se acerca atravesando el cielo ya infectado. Mientras el sonido ensordecedor de turbina se aproxima, oyes a alguien gritando que se acerca hacia la puerta de tu tienda. Cuando cae, la explosión arranca de cuajo el sonido de su voz. El impacto te revienta un tímpano mientras notas como un hilo de sangre corre por tu cuello. Aun y todo sigues escuchando con el oído herido, pero de forma extraña, una audición entrecortada por los daños internos, sonidos que desafinan en tu cabeza síntoma de que ese oído se está apagando para siempre. De pronto con el oído que te queda sientes que un grupo de personas afuera, está gritando por el horror de lo que tienen delante. Entonces te levantas sales afuera y la ves. Es tu mujer, esparcida por el suelo, intentando decirte sus últimas palabras. Estas viendo la escena pero el sufrimiento todavía no ha llegado. Te acercas hundido, desorientado, y te fijas que en su mano ensangrentada guarda algo; Las llaves de la caja del dinero que se te habían olvidado. Su mirada se pierde…  Un grito eterno de dolor acapara el cielo.

De vuelta en tu casa…

¿QUE HA SIDO ESE RUIDO?

-La puerta de casa que se ha cerrado con la corriente-

JODER! ME HA DADO UN SUSTO DE “MUERTE”.

“Esto; no esta pasando ahí al lado, cerca tuyo, ni junto a ti.

Esta pasando dentro de ti, en tu mismo mundo.

Estos son los gritos de un mundo… El mundo en el que vives”

Por Ander Garcia Martinez.

POST ¿QUE HA SIDO ESO

Share Button

“EL PARAÍSO”

       El paraiso reflexión        

       El paraíso siempre es tan remoto, El paraíso esta tan cerca. El paraíso se esconde en cualquier esquina, perdido en la butaca de un cine o en el fondo del cartón de las palomitas que te hacen soñar con la película antes de que empiece. Está en el silencio posterior a un beso, en la presión al estrechar una mano agradecida o en el amor de una mirada que se entrega sin pensar en la vida. Esta en ninguna y en todas partes. El paraíso es pisar la alfombra de tus sueños; el sueño nunca esta tan lejos porque no existe la distancia hasta los sueños. Solo una creencia. Creer en ello anula la lejanía que pensabas que había entre ti y el deseo.

              Pero aun así, cuando sientas que no eres capaz de alcanzar tus sueños, de completarlos, vuelve y empieza a llegar al final de las pequeñas cosas. El principio de tus logros se esconde en los lugares mas insospechados, en los momentos que no tienen la estética que imaginabas. 

               Por ejemplo; vamos paseando (en mi caso) por la barceloneta (como acostumbro a hacer a menudo) y aunque suelo variar la ruta normalmente, cubro la misma distancia. He aquí el momento; cuando estoy llegando al final del objetivo que me había propuesto, siempre 50 metros antes de llegar, mi voz interna me dice que ya he andado suficiente y que puedo darme la vuelta sin remordimientos.  No solo es mentira; cuando llegues a donde tenias previsto no te pares por haber llegado al final, anda 50 metros mas.

Nos levantamos y estamos haciendo flexiones, pensamos; -vamos a hacer 40. Cuando llevas 35 te duelen los brazos y estas a punto de tirar la toalla, pero sigues y esta muy bien que llegues a 40, haz dos mas 42.

Estas dormido en la cama y tienes puesto el despertador a las 9:00 y cuando son las 8:55 abres los ojos ves la hora y piensas -Va! todavía me quedan 5 minutos- pero en ved de esperar te apartas el edredón y te levantas para afrontar tu nuevo día. Solo han sido 5 minutos.

Tienes una tienda de comestibles debajo de casa, que es mas cara y no está tan lejos como el supermercado. Decides ir al super aunque esté mas lejos. Cuando estas allí, ya con la compra echa piensas; -bueno, ya que he venido al que me queda mas lejos, puedo pagar 5 euros y que me lleven la compra a casa- pero no, coges las bolsas y te vuelves andando. Son solo 5 euros, pero ese ha sido tu gran acierto… haber rechazado una vez mas lo fácil. Lo que tu creías que en ese momento era fácil.

                 50 metros andando, 2 flexiones, 5 minutos al levantarte, 5 euros.

En el pequeño margen…residen tus sueños.

Por Ander Garcia Martinez.

Foto 2

Share Button

LA FELICIDAD SE PUEDE COMPRAR?

            LA FELICIDAD SE PUEDE COMPRAR? 

           En un experimento social; una persona regalaba dinero a una serie de mendigos y de gente realmente necesitada, haciendo que estos se sintieran sumamente agradecidos, y ahí reside nuestra respuesta…

              “La felicidad no se puede comprar, pero se puede utilizar el dinero para regalarla, para que otros puedan ser felices por unos instantes. El dinero solo puede comprar la felicidad que otros necesitan, nunca la nuestra. Somos felices al dar (por naturaleza) no al tener. Por mucho que nuestro egoísmo nos intente demostrar lo contrario”

Por Ander Garcia Martinez

business-18107_640

 

Share Button
  • VISITAR MI PERFIL PROFESIONAL