Crítica de la crítica

Crítica de la crítica

Todos los escritos están bien, pero tendrían que dirigir el amor en otras direcciones. Recuerden que el amor es la forma con todas las formas y aquí siempre al leer los poemas, siempre visualizo el mismo amor; el de un hombre o una mujer que te abraza o te espera. Por ejemplo; “Viajo a tu interior para inyectar palabras con néctar, retazos de amapola selecta, trazos de color rubí en los rosáceos de una escritura esbelta” (una nube de amor al sentimiento de compartir)(amor a la escritura) o “Soy polvo de nácar y brillo escarlata” (amor a lo abstracto) o quizás “Soy… la oveja entre pelícanos, la nieve cayendo sobre el sol, soy la muerte del dinero, el rescate del amor” (amor a lo insólito o hablar del rescate del mismísimo amor) déjense llevar por los indefinidos hilos de luz que el amor ofrece. El amor no solo tiene faldas y pantalón, no solo esta en una relación o una ruptura sentimental entre parejas. Hay mucho mas oculto detrás de lo oculto.

En La mayoría de la poesía que me encuentro; el mensaje se debilita y se distrae con sus propias palabras, le dan tantas vueltas al idioma, o tan pocas (por lo previsible) que da la impresión de que se olvidan de que tienen y quieren decir algo, algo; Diferente, distinto, imprevisto, insólito, repentino, puntual, mágico, indómito, intenso, incesante, desmedido, alocado; pero con sentido, incógnito; ocultando lo profundo (pero sin lastimarlo) sin atajos ni extensiones…

campo abierto; el natural.

Por supuesto los ejemplos contienen fragmentos de versos de mi autoría. Gracias por la atención.

                                                                      Por Ander Garcia Martínez

A logo

Share Button

Microrrelato

Microrrelato

He entrado en el bar a primera hora de la mañana y pensaba que la camarera me estaba mirando pero miraba a un chico que estaba detrás mio apoyado en el cristal, afuera. Me he metido la mano en el bolsillo y tenia menos dinero del que pensaba. He mirado el periódico parecía interesante a primera vista pero al empezar a leerlo todo era previsible. De pronto algo en el suelo me ha llamado la atención. Una nota, decía; “La magia no existe”

                                                                        Por Ander Garcia Martinez

microrrelato

Share Button

Erase una vez…

Erase una vez un valeroso caballero curtido en todas las batallas que se puedan llegar a recordar. El único guerrero de todos los cuentos y leyendas que en el combate jamás mato a nadie, solo se entregaba a su deber para salvar. Se dice de el que, a diferencia de los demás; su corazón poseía un color diferente al igual que el tono de su sangre y que a su lado siempre caminaba un fiel escudero del que se desconocía el nombre y su aspecto. Inmerso en una de sus innumerables heroicas apariciones, justo en el momento en el que intentaba guarecer a una victima que sujetaba entre sus brazos; lejos de respetar la verdad de aquel noble caballero, una flecha cobarde y malintencionada que nació de las sombras, atravesó el corazón de este por la espalda sin ni siquiera poder ver la mirada de quien le había arrebatado la vida de forma indigna y desde la oscuridad. Pero al igual que la peculiar vida del caballero, algo peculiar e insólito ocurrió también en su muerte. Aquella fatídica mañana sangrienta no fue una simple muerte la que mató al glorioso caballero; sino dos, dos muertes le mataron en aquel campo verde que dejo de ser santo por la crueldad derramada. Dos muertes viajaban en la punta enlutada de aquella flecha; la muerte inerte y la muerte consciente.

Ambas penetraron por la armadura pero eran distintas sus finalidades; La muerte inerte se quedo en el cuerpo del apuesto caballero disfrutando del maravilloso espectáculo de las imágenes y emociones heroicas que su alma guardaba. En cambio la muerte consciente abandono el cuerpo del caballero y en dirección hacia las sombras y en un mortal silencio esta salio lanzada siguiendo la trayectoria por donde había venido la flecha.

La muerte consciente y su negro manto cruzaron el campo de batalla con el hambre de la venganza y la justicia, – y no cesaría hasta cumplir con su cometido-. La muerte voladora y consciente al ver en las sombras escondido al escurridizo impostor, este empezó a correr desesperádamente intentando escapar en vano del mortífero tacto y su abrazo final. La muerte consciente le siguió de cerca y cuando ya lo tenia delante el insignificante pequeño traidor miro hacia atrás asustado y la muerte consciente le entro por la boca y los ojos, diciendo;

“Yo soy la muerte consciente, la peor, la muerte que no mata, la muerte que se vive. La que pordiosea en tu interior para que nunca mas respires aire, sino el humo negro de mi ira”

-Mátadme!! -suplico el miedo del infiel que obró mal desde la sombra-

“No se te concederá tal honor inmerecido, no te matare para que desees estar muerto, por que yo soy la mortalidad caminante destinada a las almas de ceniza, la muerte que no permite al viento que se lleve tu pecado, matar dices!! no estas cualificado para nombrar mi nombre. Me quedare dentro de ti en forma de sufrimiento hasta que la vida abandone tu cuerpo! Recordándote cada día el dolor de la flecha que atravesó el corazón de tan valiente caballero”

Entonces el pequeño judas, renegado y condenado a la niebla eterna corrió hacia el cadáver del caballero y le suplico ante los cielos que por favor le perdonara, y mientras le lloraba y le rogaba ante su rostro pálido y apagado, vio que tenia algo escrito en la parte trasera del yelmo, había algo grabado salpicado por la sangre todavía húmeda, decía así;

“Gracias eternas, fuerza y honor para mi fiel escudero que me otorga la victoria a pesar de la muerte; EL KARMA.”

Y en la boca muerta del caballero abatido…pareció simularse una leve sonrisa.

                                                                    “Por Ander Garcia Martínez”

erase una vez“foto de

 

Share Button

“Aire de Jazz”

“Aire de Jazz”

No quiero ser nada… solo hacerte sentir aquello que no se alcanza a entender, enseñarte los nuevos rasgos de un amor que esta por nacer. Escribir con las palabras que desaparecen para dar sentido a la locura de esta búsqueda donde nada se ve. Viajes sin equipaje partiendo de la verdad hacia un paraíso sincero. Mi estrella es la soledad, ella me guía para no confundirme con las demás y tengo que cruzar el universo entero. Allí todo va deprisa, todo va despacio, todo por una sonrisa que desmorona tu palacio. Los periódicos en blanco ya nada es noticia, si se venden y se alquilan las maravillas de Alicia. No tengo sueños de mármol, mis rosas son negras con hojas de cristal y tallos de oro que se iluminan en tu mano, cuando las huelo puedo pisar la alfombra de lo lejano. Nací esquivando la lluvia para enseñarte a no mojarte, enséñame tu lluvia quiero beber y empaparme, mientras corro hacia el infierno perseguido por mi destino, dispuesto a quemarme para sentirte en los labios como el vino, como tu blusa de seda fina, volar como el sonido de un vinilo sobre campos de trigo que te rozan el ombligo. Yo solo soy un condenado a soñar apoyado en la noche. Y me despertare mañana con dos soles en el cielo y una luna que se apaga. Hablando con las farolas que tengan algo que contarme, metiéndome en los espejos para ver lo que ven y deslumbrarme. No por eso vuelo, soy el espacio donde se levita. Me extiendo como pintura fresca que se desliza y se esparce por el lienzo consciente de su idílico cometido y belleza infinita. Un cometido astral coloreando tu mirada llenando el aire de sentido, un astro sin nauta, una libertad estricta, la calma de la prisa, el miedo del valor, lagrimas que se pierden en la brisa, el sueño indomable de amar que siempre seguirá soñando contigo por que amar… es no dejar de soñar… soñar con no ser nada, un instante perdido aire de jazz, solo… para verte brillar una vez mas.

                                                     Por “Ander Garcia Martínez”

gulls-661855_640

 

 

Share Button
  • VISITAR MI PERFIL PROFESIONAL